Buscar este blog

Cargando...

martes, 8 de diciembre de 2009

Vencedores y vencidos



Tras la batalla de Waterloo se abre un periodo en el que el orden mundial cambiará hasta la II guerra mundial.

Los ingleses tras las guerras napoleónicas se hacen amos y señores del orden mundial gracias a su control de ultramar y a la indiscutible superioridad de su armada de guerra. Este estatus se mantendrá hasta que en pleno siglo XX comiencen a mostrar sus carencias durante los comienzos de la II guerra mundial.

En el apartado económico la guerra también vino muy bien a los británicos ya que a pesar del bloqueo continental de Napoleón este nunca llego a ser realmente efectivo e Inglaterra se perfila además de como la gran potencia militar como la principal potencia económica del mundo.

Esta preponderancia dará lugar al periodo Victoriano durante el cual Británicos se sienten amos del mundo y actúan como tales.

Para el bando perdedor, todos sabemos lo que ocurrió con napoleón y definitivo destierro, además de otros aspectos como el fusilamiento ejemplificante del Mariscal Ney y la depuración de otros cargos militares y del estado. Durante el siglo XIX Francia seguirá viviendo un periodo muy convulso, continuas vueltas al involucionismo político previo a la revolución francesa, salpicado de nuevas revoluciones liberales e incluso un segundo imperio, para terminar consolidándose como una república y entrando en el siglo XX como una de las potencias mundiales.

Las relaciones con Inglaterra salvo concretos periodos mejoraron ya que el enemigo común de la emergente Prusia puso fin a siglos de continuas guerras para termianr luchando en el mismo bando en posteriores conflictos.

En cuanto a la figura de Napoleón no sólo no se consiguió que quedase en el olvido o fuese recordado por sus fracasos sino que con el tiempos e fue engrandeciendo, con sus virtudes y sus defectos hasta llegar a ser uno de los personajes históricos de mayor talla.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Despliegue aliado en Waterloo


Los soldados aliados de Wellington estaban desplegados en una línea de terrenos elevados en dirección suroeste-noreste con centro en la granja de Mont Saint Jean, siguiendo el trayecto del camino de Ohain, que discurre desde el norte del castillo de Goumont o Hougoumont, pasando por el norte de la granja de la Haye Sainte, donde cruza el camino norte-sur de Mont Saint Jean a Charleroi y luego continúa por el norte de la granja de Papelotte.
El orden de batalla aliado es un tanto irregular, pues cada sector del frente se asigna a unidades de hasta tres Cuerpos distintos; está concebido para que todas las unidades participen en una defensa a ultranza. El ejército del Duque de Wellington está formado por el I Cuerpo belga del Príncipe de Orange, el I Cuerpo británico del general Hill, el de Reserva, del propio Wellington, y el Cuerpo de Caballería, del Conde de Uxbridge.
La mayoría de las tropas aliadas se concentran al oeste del camino Mont Saint Jean-Charleroi, siendo este el sector mejor defendido; en cambio la parte oriental es débil, al hallarse las tropas más separadas en espera de los prusianos. Muchas de las unidades coaligadas están posicionadas de tal forma que se ocultan de la vista y la línea de tiro de los franceses.
El flanco derecho está defendido por infantes del 1º Cuerpo belga. La primera línea está constituida por las brigadas de Guardias de Byng y Maitland, del 1º división de Cooke, con cuatro baterías artilleras, y apoyadas en retaguardia por las brigadas de Húsares y Dragones de los generales Grant y Dornberg, del Cuerpo de Caballería. En vanguardia, dos batallones de Hannoverianos y Guardias de Coldstream ocupan Hougoumont.
En el ala derecha están las brigadas de Adam y Mitchell, de las 2ª y 4ª divisiones de Clinton y Colville, del I Cuerpo británico, apoyadas por una potente batería de artillería. En la retaguardia en el pueblo de Merbe Blaine, se mantiene en reserva el resto de la 2ª división, las brigadas de W. Halkett y Du Plat, con dos baterías artilleras. Por el norte se acerca la 4ª división belga de Chassé, unidad que pertenece al 1º Cuerpo belga.
El centro aliado está defendido por unidades de todos los Cuerpos, desplegados en dos sectores, el occidental, desde el cruce de camino Mont Saint Jean-Nivelles con el camino de Ohain al cruce entre este y el camino Mont Saint Jean-Charleroi, que divide todo el territorio de norte a sur. El frente central oriental o izquierdo es menor, y abarca desde este cruce hasta la bifurcación del camino hacia Ohain y la granja de Papelotte.
En primera línea del sector central occidental forman la 3ª división de Alten del 1º Cuerpo belga, formada por las brigadas de C. Halkett, Kielmansegge y Omtemda, y apoyada al frente por una gran batería y en retaguardia por las brigadas de Brunswick, de la Reserva, y la brigada de Dragones de Sommerset, del Cuerpo de Caballería. En vanguardia, un batallón de Guardias de la Legión Alemana se atrinchera en la granja La Haye Sainte.
En primera línea del sector central oriental forman las brigadas de Kempt y Pack, de la 5ª división de Picton, de la Reserva, desplegadas con baterías intercaladas entre ellas y apoyadas en retaguardia por los Dragones Inniskilling del general Ponsomby, del Cuerpo de Caballería, y con la brigada de Cazadores y milicianos belgas de Bylandt, de la 2º división belga de Perponcher, del 1º Cuerpo, en vanguardia al noreste de la Haye Sainte; entre esta y su posición hay una fosa de arena ocupada por tropas del 95º regimiento.
Al norte de sector central occidental, al este de la granja de Mont Saint Jean, se concentran las reservas del Cuerpo de Caballería, formadas por las brigadas de Húsares de la Legión Alemana de Arendtschildt, los Carabineros belgas de Trip y los Dragones y Húsares holandeses de Merlen, junto a dos grandes baterías de artillería.
El flanco izquierdo está defendido por infantes de las 5ª y 6ª división de Picton y Cole, de la Reserva, con la brigada de Best y Wincke al frente, apoyadas en retaguardia por la de Lambert y la brigada de Húsares belgas de Ghigny, del Cuerpo de Caballería; al frente forma la brigada de Sajonia-Weimar, de la 2º división belga de Perponcher, del 1º Cuerpo belga, con una gran batería; la vanguardia está atrincherada en la granja de Papelotte.
En el ala izquierda aliada, se despliegan por el camino a Ohain las brigadas de Dragones de Vandeleur y la 2ª de Húsares de la Legión Alemana del general Vivian, del Cuerpo de Caballería, su misión consiste en detener cualquier intento de flanqueo. Wellesley aguarda que los prusianos acudan para reforzar este sector.

En total, Wellington cuenta de momento al sur de Mont Saint Jean con unos 24.000 soldados británicos y 44.000 holandeses, belgas o alemanes, de todos ellos unos 56.000 son infantes y artilleros, 12.000 jinetes, y con 156 piezas de artillería.

domingo, 6 de septiembre de 2009

La Batalla Historia de Waterloo


Un libro del Autor Alessandro Barvero, que narra con mucha amplitud todos los aspectos de la batalla. Los preliminares, la composición de los ejércitos y cada uno de los momentos cumbre de la batalla de Waterloo. Escrito de una manera muy didáctica permitirá tanto a los lectores introducidos en la temática como a los más legos entender todos los pormenores de la batalla, así como entender como era el desarrollo de una batalla de la época napoleónica. Aprenderemos como maniobraba la infantería o en que consistía la famosa formación en cuadro ante la caballería, algo mucho más complejo de los que nos ha transmitido el cine.

Después de leer el libro tendréis una perfecta composición de lugar de los acontecimientos y del porque de ellos.

En cuanto a los puntos negativos, que como cualquier libro los tiene, diremos que Waterloo se encuadra en una campaña y es muy difícil entender lo sucedido sin dejar bien claro cuales fueron los acontecimientos militares precedentes y éste aspecto queda demasiado resumido y difuso en el libro.

De todos modos la conclusión es que es uno de los libros más recomendables sobre el tema accesible a todo el mundo.